domingo, 9 de junio de 2013

DOLORES

Observo en silencio tu angustia pena/ percibo en tus gestos conformidad…/ Espero la lágrima que anuncia tu cejo/ lloro, blasfemo y me muero en el lecho/ al entender que el ciego/ que hiere tu pecho/ niña mía/ …Soy yo. Recorro perplejo tu extraña dulzura/ con un dejo rabioso de celo y furor./ Te veo tan casta, tan pura y sin culpa/ que pido en mi ahogo, perdón al Señor. No temas del tiempo que envuelve tu pena/ se acabará tu angustia/ esta tarde con resignación/ empaco tu angustia/ también tu dolor/ y mordiendo mis labios/ por caminos de olvidos/ te callaré mi adiós.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada