viernes, 31 de diciembre de 2010

TEMA DE ANTOLOGÍA - A DEFINIR


JAIME LEÓN CUADRA

EL PRINCIPIO
O EL BIG BANG (PARA LOS CIENTISTAS)


Se transforman los mecanismos
Como adivinando la célibe arboleda,
La selva impúber
Animados por la Tierra.

Se avecinan quimeras
De oceánico Vergel;
El episodio genérico
Emerge de la oscuridad.

Hubo, al alumbramiento,
Un irradiar de soles,
Y en los casilleros del Poder
Se perfiló la Heredad.

Galimatías de matices
Exaltó el Advenimiento.

El hálito celestial,
Trasegó el regocijo de trinos,
Y fue un espasmo inmortal
Que en los nidos de la existencia:
Eyaculó la vida.

¡Potencias de un evento verídico!
¡Intrépidos de fúlgido Edén azul
Movieron al albor la Creación!

Transitamos El Principio
Por la inagotable estepa de lo eterno,
Para armonizar al relámpago
Sobre un sagrario de energía,

Nació con ello
El eminente poema
Y el poeta virtual;
El Principio de todo y la nada
En la Concepción soberana,
De la posesión ardida.
Y en la tierra confundida
El hombre sigue buscando a Dios.

miércoles, 29 de diciembre de 2010

TEMA DE ANTOLOGÍA - POEMAS DE AMOR

JAIME LEÓN CUADRA

AMOR DE AMORES



Es así y no le puedo evitar
Vuelves mujer a mi oído
Y te llames Ester, Mónica
Carolina, Fresia o Pilar
Aunque te quiero olvidar
Nunca lo he logrado.

En estos últimos años es muy cierto
Has cambiado de nombre
y también de aspecto
Julie, Françoise, Suzie
Sophie, Mélina, Andréanne
Pero sigues siendo mujer
Dicen de mis entuertos.

Pero me miran con cierto enfado
Si pronuncio tu nombre en mi alcoba

Dicen que por mi edad
El ocaso pintó mi ventana
Que el espejo refleja mi angustia
Que no es cierto que te deseo
Ni que quiero tenerte en mi cama
Que es la pena de un hombre ya viejo
Que masturba sus últimas rabias.

No quiero creerlo
Rotundamente me niego
El amor no es sólo juego de niños
Tampoco es cierto que es ese ciego
Que dibujan los ebrios
En sus calendarios.

Yo sé porque entiendo
Que el amor suele cambiar de nombre
Pero que es bueno y eterno.

domingo, 19 de diciembre de 2010

TEMA DE ANTOLOGÍA - EN FAVOR DE LA PAZ



MONSIEUR JAMES

NUESTRA ETERNA NAVIDAD




Dors Caroline
Il neige a Brooklyn
Et les enfants perdus
Ont envahi les rues.


REFLEXIÓN

Como Carolina en Brooklyn ¿cuánto niño deambula por las calles del mundo aferrado al único sustento diario que puede otorgarle la mendicidad, la prostitución y/o simplemente la delincuencia?

Hijos sin hogar y no necesariamente huérfanos de padre y madre, sino de amor, de compasión de justicia.

Hijos nuestros, pero igualmente desamparados por ojos acostumbrados, por la fuerza misteriosa de una conciencia colectiva ciega, fría, indiferente.

Pienso en Carolina, Fresia, Lidia pero también en Tomás, Andrés, Luisito, que aún no alcanzan los diez años de vida y ya sufren de la angustia más atroz, que es nuestra propia indolencia.

¿Qué nos pone sensible a algunos? y me incluyo, en estos días de gran festejo, de fiestas, de regalos, de gula, en la que contradictoriamente nos hundimos en la paradoja más siniestra de nuestra pequeña historia de febriles creyentes, pretendiendo celebrar el nacimiento del Rey de Reyes, del Rey de los pobres, el Rey de los desposeídos, de los enfermos, en fin del Rey Único con alardes exclusivamente materiales excluidos de compasión, misericordia, bondad…

No, no me hago un lado de toda esa enorme responsabilidad que siempre nos aqueja con más fuerza en estos días de verdadero frenesí mercantilista y cuya conciencia parece adormecida por bellos cánticos, árboles de fantasía y una paz interior, capaz de creernos el cuento de nuestra propia bondad.

Desde mis lágrimas, mi cobardía, mi abulia me gustaría, sin embargo, “invitarnos” a reflexionar en que uno de esos niños podría llegara ser uno de los nuestros en esta rueda que gira incesantemente como un carrusel y no necesariamente de colores, invitarnos a reflexionar que para ellos, todos los días son como Noel lo es para nosotros, elegidos, protegidos y engañosamente bienaventurados.

sábado, 18 de diciembre de 2010

TEMA DE ANTOLOGÍA - POEMAS DE AMOR

SANDRA GUTIERREZ ALVEZ







EL VUELO


Si tus alas abren sus frágiles dedos.
Si mis alas bruñen, con su vuelo, el cielo.
El hilo de plata  se vuelve pequeño,
lánguido el oleaje, etéreo el  silencio…
Y en la capa biótica, el espejo-cielo
se abre a  mi paso, buscando  tu vuelo…

Y si entre las nubes de mis pensamientos
elijo en tus alas elevar mi cuerpo
y en mi flama vibras, hilando  deseo
roja en mis antojos, pálida de miedo
aún con mis  sienes, cenizas del tiempo,
esta alma se apresta a emprender tu vuelo.


El viento golpea planos de memoria
fundiendo  el cristal que, a mi arena acopia…
caen tus angustias en velos del tiempo
y en llamas, se funde mi último encierro…


Está el horizonte abierto al encuentro…
no importa distancia, ni eco, ni tiempo…
El hilo de plata  se ha vuelto pequeño
y ya entre tus alas, nueva, emprendo el vuelo…


Sandra Gutiérrez Alvez

martes, 7 de diciembre de 2010

TEMA DE ANTOLOGÍA - POEMAS DE AMOR

JUAN FRAN NÚÑEZ PARREÑO

MI LEY

Es la ley de tu amor la que acato,
único derecho y legislación
al que me someto el de tu pasión,
por tus órdenes eróticas mato.

El único gobierno al que obedezco
el de tu cariño y sensualidad,
y me entrego a una sola verdad,
a tu ternura, por la que perezco.

Sólo hay en vigencia un reglamento
al que estoy rendido al completo,
me debo nada más que a ese decreto,
y no es otro que tu enamoramiento.

Estas son mis leyes y mi derecho,
que siempre te amaré dalo por hecho.

domingo, 5 de diciembre de 2010

TEMA DE ANTOLOGÍA - A DEFINIR

DALIT ESCORCIA MARCHENA

PREMEDITACION XIII


…Quiero,
Atarme las manos que empuñan mi desgracia
Y con el corazón hacerme un nudo en la garganta.

…Quiero,
Escupir el vientre de la angustia,
Mirar la sangre correr por mis labios
Hasta sellar mi boca macilenta
Y escuchar los gritos que se adhieren a mis huesos,
Y no me dejan mover…

Quiero que se prohíban las torturas en esta celda.
Lo que ves, sientes y escuchas
Es otra de tus tantas pesadillas, prisionero…
Nada me hace temblar
Porque la guerra me lacera en lo mortal
Y me llena de dolor desde aquí hasta la muerte.


PREMEDITACIÓN XIV

…A dónde irán mis pasos cuando yo me pierda
Y a qué lugar mis sombras cuando llegue mi ocaso.
Se de los mitos, ritos y leyendas, de la fe y la certeza
Del placer y el dolor, del amor y la envidia,
De la seda y la piedra… mas no hallo respuestas
Cuando escribo un poema
Porque siento que el viento borra con sañas mis preguntas.

…A dónde irán mis alas, cuando mi vuelo muera
Y detrás de qué silencios, mis voces irán…
Triste está mi tierra, llena de puñales
Y una creciente ahoga nuestro deseo de amar.
A dónde irán los cantos, a dónde irán, cuando yo me pierda,
Si todo es silencio… si todo es… vana obscuridad.

sábado, 4 de diciembre de 2010

TEMA DE ANTOLOGÍA - A DEFINIR

JOSÉ JOEL RÍOS

PUERTA AL VIENTRE



Confesar nos es debilidad.
Solo es cosechar sin fruto en su ausencia.
Y tal vez , bajar telarañas del techo cuando comunicamos un dolor en letras y un sabor amargo a cualquier hora.
Es escribir sin que se acabe la necesidad
de exponer lo que nos pasa, cuando se le extraña a ella.
Es murmurar en símbolos
para asiduos lectores adictos al drama textual.
Confesar: Es remedar mensajes entre líneas
para los que leen entre comillas
y escuchan quedito lo visual de la voz: de una tinta en vida.
Es aguja que cose la sumisa herida
de cualquier malversa envestida, corrigiendo despechos
después del avalúo. Tocar la puerta falsa del desvarío
cuando nos dejan por ahí un descontento
esas separaciones sin costura.
Es una costra que nos cubre en transición
de noche y día por la casa.
Donde la cama es un liquido incipiente
que cura lo vulgar del instinto.
Donde se descansa el deseo afrodisíaco
al desmembrar los cuerpos de la vestimenta sexual.
Donde nos revolcamos por las sabanas del texto
hasta el extremo sensual de esos días.
Emulando frases del corazón
que nos quitan la cáscara de humilde y nos indican algo; después de hacer
nuestro último recuento de intimidad...
Confesar:
Es exponer el caos y asegurar la victoria de exponernos
ausentes por casualidad, basados en desuniones idénticas.
Expeditando eso que nos consume
y reintegrarnos al revelar la exacta vena que desangra.
Es la razón y el músculo que me unen
al hueso del recuerdo inusual cuando ella ya no está.
Aunque mis letras la persigan por ese vacío consonante sin importar.
-Lo que pasa al voltear la esquina-

Es la replica de las vocales que me dicen
de que te preocupas si y a no es tuya en texto y orgullo. Yo digo:
La separación es metáfora de algún modo y por toda la razón. Reclamar no significa
que lo perdido y encontrado haya sido de tu pertenencia.
Tal vez recordamos con cruel franqueza:
Que morimos como principiantes, cuando revivimos el experto pasado.
Milwaukee, Wisconsin.

viernes, 19 de noviembre de 2010

TEMA DE ANTOLOGÍA - POEMAS DE AMOR


MÓNICA LÓPEZ BORDÓN

PÁJAROS DE ALA INVERSA


¿Dónde está mi vida, di?
Pedro Salinas


Todo estuvo bien hasta que vi mis huellas.

Encontré el amor tendido en una estrella
que temblaba en la espera.

Con ternura dibujé en cada hoja de papel
una noche para poder soñar
y me comí el silencio.


http://vivirparacontarlaconpoesia.blogspot.com
*Cuadro: "Apolo y Dafne". Waterhouse

miércoles, 17 de noviembre de 2010

martes, 16 de noviembre de 2010

TEMA DE ANTOLOGÍA - MUJER

JUAN FRAN NÚÑEZ PARREÑO

A LAS MUJERES

Son perfección de la naturaleza,
únicas capaces de crear vidas,
maravillosas de pies a cabeza,
son diosas, son nuestras madres queridas,
abuelas, hijas, amigas, hermanas,
son seres de milagrosos poderes,
necesarias en noches, en mañanas,
siempre, no habría mundo sin mujeres,
seríamos sólo nada sin ellas,
besemos donde pisan, en sus huellas,
merecen que las hagamos dichosas,
hagámoslas sentir maravillosas.
Maldito sea quien no les dé amor,
y que muera quien les cause dolor.

TEMA DE ANTOLOGÍA - POEMAS DE AMOR

JUAN FRAN NÚÑEZ PARREÑO

ERES

Eres una estrella en la oscuridad,
eres mi oasis en vasto desierto,
tierra a la vista en océano abierto,
refugio cómodo en la tempestad.
Eres amparo en la necesidad,
eres fresca agua que en mi cara vierto,
en la duda, la verdad y lo cierto,
en la desgracia, la felicidad.
Eres un ángel en el vil infierno,
eres paloma en la guerra odiosa,
el gozoso fuego en el crudo invierno,
en el silencio, música armoniosa,
eres para el hambre pan blanco y tierno,
y en la belleza eres tú la más hermosa.

viernes, 12 de noviembre de 2010

TEMA DE ANTOLOGÍA - POÉTICA SENSUAL

De SOBERANO AMOR POR FANNY JEM WONG




FANNY JEM WONG

¡LEVÁNTATE LÁZARO!



Tu voz ya no es ausencia,
ni tu rostro amorfo grito
eres el eje desquiciado
de los torrentes de mi centro.

Vuelen locas las blancas aspas
apuntando hacia el cielo
y sean tus fuertes manos
las que desgarren la piel
de mis últimos trajes de niña.

Compláceme una y otra vez,
haciendo ladrar
enfebrecido al tiempo,
convirtiendo el beso esperado
en ansias y deseos líquidos.

¡ Liba!...Liba frenético la fruta
vaciándole la pulpa,
arrancándole de golpe las pieles,
atravesándome de amor
hasta que arda como ascua.

Sea tu lengua violenta espada
en pozo profundo
entre coronas y espigas
bañadas de mieles.
Conjura así los ancestrales vientos
y atado eternamente a la entraña
escucha el aullido vigoroso
de nuestros mares de recuerdos.

En prolongado vaivén
recorre enceguecido el vientre azul,
desángrate en la penumbra,
escala la hiedra silenciosa,
trágate la azulada nuez
e incrústate en la palpitante herida.

Enredado entre las ramas
de tus bosques de almendros,
sé al fin dueño y esclavo
del sendero ,de la grama
y de la blanca aurora.

Deslizándote entre rasos calientes
y húmedas almohadas
¡Levántate Lázaro!
No decaigas en la vereda.
¡Ven! Ven a mí dispuesto
que la muerte está gritando
avergonzada de salida.

En delicioso frenesí,
mójate la cara,
lávate el cabello,
colmate la boca ,
ahógate sin despegar el rostro
de la húmeda hendidura
Y bébete…. Bébete
hasta la última gota
antes que mi resplandor se extinga.

FANNY JEM WONG
LIMA PERÚ
05-11-2010

miércoles, 10 de noviembre de 2010

TEMA DE ANTOLOGÍA - A DEFINIR




JOSÉ JOEL RÍOS

PLATEA DEL SISMO


Nunca podré olvidarte tal vez. -creo-

Y no es desconcierto que en naturaleza

de argumentos unas lágrimas ahí asomen

por el iris melancólico de este día.

Y con disimulo caigan en estos versos;

refrescando lo árido de mis memorias.


Nadie puede culpar que sienta,

ni suprimir ese instante por completo;

más despierta en mí toda esa voluntad

de indiferencia ante un hecho que acosa

cierta parte obvia del recuerdo.
-Tocante a esa inapelable historia-


Y si alguien con apático énfasisme dice:

La tristeza es esa imperfección

del alma que no deja ser feliz completamente.
El día que mi mente se quede en blanco

y el sístole de mis vivencias se detenga.

Entonces diré: "Alcancé la perfección."
Nadie puede culpar que sientas.


Cincinnati, Ohio.

TEMA DE ANTOLOGIA - POEMAS DE AMOR


Mujer desnuda con guitarra
Mujer desnuda con guitarra
 Jacques Lipchitz 1928
 Museo:Tate Gallery (Londres) 








SANDRA GUTIÉRREZ ALVEZ

CUERDAS Y NUMEN

En esta vida, quien ha sido cuerpo, solamente,
no percibe musas ni instrumento alguno.
Ni sabe que cuando vienen a buscarte las guitarras
debes dejarlo todo, tomar tu pluma, tu papel y acompañarlas.

Hoy vinieron a buscarme las guitarras.
No las dejé entrar, desértica, infecunda, desolada;
supe que sus notas altas y elegantes
huirían de mi,  sin tu voz, tu luz, ni tus palabras.

Vinieron a buscarme, ya se han ido.
No las pude entender, ni me entendieron.
Mi alma adormecida por tu ausencia, sólo lloraba,
mi lamento lánguido, escoltaba la prórroga a mis ansias.

Llovía afuera y aquí entre mis sábanas fías,
de añoranzas y confusión mi llanto hablaba.
Y oí alejarse el sonido de las cuerdas en el alba,
mojando tanto el cuerpo como el alma.

 Me dormí con sus notas solitarias
Viajé buscando las palabras…Y al despertar,
me faltaron las musas de tu expresión lejana,
del mar, la soledad húmeda y plana,
de los embates del viento, sus ataques,
y de mi llanto el goteo constante…

El sol nuevamente brillaba…

Y pensé que
vaciar mi piel ante  la cadencia de sus notas
hubiera sido desnudarme en esta soledad acompañada.
Estéril, mi poesía se rindió avergonzada.
Porque mi cuerpo te extraña
y mi alma añora la melodía de tu alma…
Coro de musas entre mis sábanas…
Eterno inspirador de mis palabras,
cuerdas y numen de cortejada orfandad te aclaman.

Y entre  mis sueños, amor de mis amores, luz de mi alma,
 te vuelves humo entre la niebla de la madrugada…

Hoy  vinieron a buscarme las guitarras.
mientras estaba  desértica, infecunda, desolada...
Estéril, mi poesía se rindió avergonzada.
Ya volverán, lo sé , espero ansiosa…
porque siempre vuelve,  la música del alma…


Sandra Gutiérrez Alvez
Seda
© 2010

*EL REINO DE SEDA*

TEMA DE ANTOLOGÍA - POEMAS DE AMOR

FRANCISCO PEIRÓ GIMÉNEZ

NO ENTIENDO


No entiendo la mitad de la vida,
ni la mitad de este momento,
ni un cuarto y mitad de lo
que está hecho el amor,
ni porque se sirve la
nostalgia en plato frío,
ni porque una imprudencia,
hay que pagarla el resto de
nuestras vidas.

No entiendo lo que no
entiendo,
y a veces hasta lo que
entiendo he dejado de entender,
es como si las palabras
fuesen corrosivas
a mi entender,
a mi ego,
a mi alma,
a mi ser.

La vida son como las
matemáticas,
si no empollas desde el
principio,
jamás resolverás la
incógnita.

No entiendo al mundo,
a las personas,
los soñadores ni a los que
nunca han soñado,
a los perdedores
ni a los que siempre ganan,
a los que devoran a los peces
pequeños,
ni a las hienas que ríen en
su falsedad<

No entiendo porque lo que
para unos es vital,
para otros es superfluo,
lo que para unos le hace
soñar,
para otros es un infierno.

No entiendo porque no hay que
mirar atrás,
si de lo que verdaderamente
estamos hechos
es de nuestro pasado.

Gracias a lo que fuimos es lo
que ahora somos,
o por culpa de lo que fuimos
ahora no estamos
orgullosos de nosotros
mismos.

No entiendo porque las
manecillas del reloj
son tan presumidas, tan
incautas,
tan pasajeras, tan
radicales….


Autor: Fco Peiró Gimenez

TEMA DE ANTOLOGIA - POEMAS DE AMOR

JAIME LEÓN CUADRA

MI VERDAD


Hoy te diré lo que nunca dije:
es verdad, en mis alamedas
nunca llegaste a ser amor
mas un día; sí, te quise.

Soy libertad del viento
y llevo el alma triste
rojizo el pelo en mi chasquilla
el ocaso llora en roja arcilla.

Hoy te diré, lo que nunca dije:
nunca llegaste a ser amor
pero un día; sí, te quise.

Soy bandido y transeúnte
de senderos y de olvidos
el amor es un romance
que me apuntó con tu nido;
llevo mi alma en consonantes
de vocablos y de olivos.

Hoy te diré, lo que nunca dije;
sin darme cuenta:
un día yo también te quise.

Pero hay luna en mis noches
y sabe alumbrar mis hastíos
aunque se que no he perdido
llevo desde siempre
por haberte conocido
el alma triste.

Hoy sin darme cuenta
yo te he dicho
lo que nunca antes dije
Un día mi amor
yo también te quise.

viernes, 29 de octubre de 2010

TEMA DE ANTOLOGÍA - POEMAS DE AMOR

JUAN FRAN NÚÑEZ PARREÑO

POR TI


¿De qué me vale saber caminar
si no me puede llevar hasta ti?
¿Para qué me sirve saber soñar
si no puedo dormir pegado a ti?
Qué cosa tan triste saber hablar
y no poder decir “te quiero a ti”.
Qué pena da saber cómo mirar
y ver que no te puedo ver a ti.
¿Para qué quiero mi vida vivir?
no vale la pena si no es por ti.
Una razón tengo para existir,
una razón nada más, y es por ti.
Quiero vivir y me quiero morir
sólo por amor, por amor a ti.

jueves, 28 de octubre de 2010

TEMA DE ANTOLOGÍA - POEMAS DE AMOR

MONSIEUR JAMES

DE NIÑA A MUJER



Embelesado por tus ojos
por tu pelo, por tu piel
quise besar tu boca
miel de niña y de mujer.

Y en ese beso imaginado
Mi sueño te acariciaba
Y sin saber vos me entregabas
Niña aroma de mujer.

Ven
abrázame fuerte
quiero sentir el torrente
que palpita ya en tu ser
ayer pasos de niña
hoy caderas de mujer.


Con tu abrazo me dibujas
los contornos de tu piel
y yo siento en mis delirios
la angustia propia de mi sed.

No me prives la bebida
no me prives de beber
no me prives de tu cuerpo
en tus ansias de mujer.

Déjame perderme en tu beso
deja escapar mi vergel
en el grandioso embeleso
de tu cuerpo de mujer.

lunes, 25 de octubre de 2010

TEMA DE ANTOLOGÍA - MUJER

TANYA TYNJÄLÄ

Y ES MEJOR QUE NADIE LO SEPA


Aprendiste a dibujarte una sonrisa,

A mirar el mundo a través de sus ojos,

A fingir que no te duele,

A echarle la culpa a tu torpeza… y es que caerse 5 veces en un mes de las escalera…,

A explicar que tiene mucho temperamento,

A disculparlo, diciendo que tuvo un mal día,

A sonreír mientras dices que en el fondo es un buen hombre,

A satisfacerlo en todo, a cualquier hora, te sientas como te sientas

A considerar que tus amigas exageran,

A vivir anticipando lo que le pueda molestar,

A no abrir la boca a menos que sea necesario,

A caminar disimulando la cojera,

A defenderlo alegando que todos tiene sus defectos,

A aceptar que realmente debes ser una estúpida,

A admitir que es mejor para los niños vivir junto a su padre,

A no gritar para que los vecinos no se alarmen,

A convencerte de que peores cosas ocurren en el mundo,

A esconderle que saliste con una amiga,

A recordar exactamente en qué orden dejó las cosas, para volver a ponerlas

en el mismo lugar antes de que él llegue,

A no decirle nada a tu madre, para no tener que escuchar sus consejos,

A no llorar para que los ojos no se te irriten,

A encubrir tus momentos de felicidad,

A preparar lo que le gusta y que no este muy caliente, o muy frío, o con mucha sal, o con poca, o… por que sino…

A pensar que nadie en el mundo lo comprende… solo tú,

Aprendiste a callar y ocultar aplicándote perfectamente el maquillaje

para que nadie notara los moretones,

Pero los azules de tu alma, solo se borrarán cuando él acabe contigo.

Tanya Tynjälä

miércoles, 20 de octubre de 2010

TEMA DE ANTOLOGÍA - CREACIÓN


MÓNICA LÓPEZ BORDÓN

LA BREVEDAD DEL SILENCIO


Celebro la brevedad del silencio
sin volver la vista atrás.
Anónimo y oculto letargo
que me aprisiona
en el sobresalto de la noche.

Cruza el silencio la telaraña, tan mortal,
del día que se acaba,
camina por el verbo impredecible
de un jardín enamorado
de la guardiana palabra.

Esfinge que todo escucha del silencio:
Muerte escondida y abandonada,
voz sin huesos
piel de ojos cerrados,
alma partida de un territorio despoblado.

Habito las luces de la voz.

Busco tímidamente
las voces que todo lo puedan decir.

Imposible el vacío.

Celebro esta luz eterna,
bella flor, alcanzada para siempre,
en su propia batalla.

http://vivirparacontarlaconpoesia.blogspot.com
Cuadro: “La Ghirlandata” de Dante Gabriel Rossetti

sábado, 16 de octubre de 2010

TEMA DE ANTOLOGÍA - CUENTOS DE BRASERO

DALIT R. ESCORCIA MARCHENA

LAS MALDICIONES CREADAS

(La Oración del Tabaco)


Le temblaron los labios. Escuchó, en el otro cuarto, la voz de la hermana recriminándola. Sintió que una bocanada de humo se le atragantaba en la garganta. Y mirando la punta incandescente del tabaco, le sentenció a María Iluminada: _ “En esta parte de la candela, observo que los tiempos malos aún no cesan para tu familia… pero auguro tiempos mejores por este lado…” Volvió a llevarse el tabaco a los labios y exclamó: “¡Observa! ¡Observa! ¡Lo ves, está clarito de este otro lado! Tu soltería pronto llegará a su fin…” Y de pronto, se escuchó nuevamente la voz de la hermana que le decía: _ “Engracia… no juegues con fuego…recuerda la historia de la bisabuela Encarna y la abuela Dioclesiana. No te pongas a provocar a lo que no conoces… Siempre me han dicho que en el hogar donde se realizan conjuros, viven salaos, la gente nunca sale de la pobreza… y siempre se está al borde de las desgracias…” Engracia levantó los hombros e hizo un mohíno con la boca y, con un gesto de fastidio, apagó el tabaco; lo guardó en un pequeño cofre que tenía sobre un nochero.
María Iluminada miraba a Engracia con profunda intranquilidad. Aún no entendía, lo que a través de las pavesas del tabaco había escudriñado su prima, quién desde muy niña le encantaba hacer de pitonisa. Se sintió acorralada, golpeada por el infortunio. Y salió preocupada con la intensión de ir a su casa y contarle a la tía Cleotilde.
Cuando yo me enteré del juego de María Iluminada y mi prima Engracia, la piel se me erizó. Me acordé, enseguida, de las abuelas Encarna y Dioclesiana, de sus rostros apesadumbrados, ojos tristes y lo lúgubre de sus casas. Cada ruido y sino que ellas detectaban, día tras día, los interpretaban como desgracias, programadas por sus supuestas enemigas para que ellas nunca salieran de la pobreza. Sentí que todos los Armestos habíamos caído en un círculo vicioso. No existía dinero, que se trabajara, que no se fuera, como sal y agua, pagando a los hechiceros, hechiceras, yerbateros y yerbateras para curarse de supuestos maleficios padecidos o previstos hacia el futuro.
Corrí a la casa. Y en ella encontré a todas mis tías y primas reunidas alrededor de la cama de mi madre que había sufrido un desmayo. Algo gris cruzó por mi pensamiento… y pude presentir como mi madre había sido envenenada por los brebajes y menjurjes, dados como remedio, por mis tías y primas. Gracias a Dios, que sólo fue una visión pasajera… Me levante sobresaltado de la cama. El maldito despertador no había timbrado, o a mí se me olvidó programarlo. Sentí que el mundo se me venía encima, porque tenía una cita de trabajo programada para las 8:00 a.m. y ya eran las 8:10 y aún me encontraba envuelto entre las sábanas. ¿Qué más desgracia?... que quedarse profundamente dormido por estar soñando tonterías sacadas de las historias de las abuelas. Pensé, entonces: “Me espera un tiempo largo de vagancia, sino logro que me den ese empleo”. Se irguió rápidamente y se dirigió, con la toalla en la mano, al pequeño espacio que hacía las veces de baño. A medio paso de entrar a la ducha, se acordó del amuleto dejado bajo la almohada y la oración de San Judas Tadeo que le había recomendado su mamá. Volvió sus pasos, pero ya era demasiado tarde, el reloj de su despertador marcaba las 8:15 a.m. y Engracia le gritaba a su hermana:
_ ¡Recoge agua porque parece que se está yendo, tú sabes cómo son estas vainas en Barranquilla! _. Las voces le resonaron en su cabeza y se fueron perdiendo en el fondo de la casa.

Autor: Dalit Rafael Escorcia Marchena.

miércoles, 13 de octubre de 2010

TEMA DE ANTOLOGÍA - POEMAS DE AMOR.

DALIT R. ESCORCIA MARCHENA

SONETO DE REQUIEBROS


I

Abrigo la esperanza de hallar un corazón
Tan noble y tan hermoso como el amor de Dios...
Abrigo la esperanza de dar mi corazón
A aquel ser que me ame como le ama Dios.

Mas todo está sujeto al amor y al dolor,
Mas todo está sujeto a la ley del creador...
Y es brisa de marzo moviendo un ciprés
Y es llanto del poeta ante otro revés...

Abrigo la esperanza de ver aquella luz,
De recoger los frutos de vaga juventud
Y entregar con mis manos triste laxitud,

Hasta encontrar las voces de aquellos como tú
Y si mi fe no alcanza la anhelada esperanza,
Te pediré perdón, ante tu altar, oh, mi gran Señor...


II

Vana es la vida mía
Sin el verso que palpita...
Es tristeza, mal y agonía,
Ansias y dolor que me gravitan.

Sueños son hechos pedazos
De música que altiva duerme.
Voy prendido de mis fracasos
Mientras el reír y el llorar vuelven.

Canto, sí, mi desespero...
Arroyuelos de amargura crecen
Y no veo reverdecer mi suelo

Bajo el anchuroso cielo...
Unas golondrinas duermen
Mientras, Yo, subir no puedo.

III

...Ardiente, beso tu boca
Esos labios de rosales.
Y sumerjo mis manos tibias
Hasta palpar tus trigales…

Y de tu piel, sortilegios,
Huellas de luz en los mares.
Vuelan mariposas negras
Hasta el borde de tus carnes...

Y una oruga se desliza
En la sombra larga y suave,
En las oscuras sombras,

Que le sirven de ramajes
A lo salvajes de deseos…
De esa sola e impúdica ave.



Dalit R. Escorcia Marchena.

miércoles, 6 de octubre de 2010

TEMA DE ANTOLOGÍA - MUJER





MÓNICA LÓPEZ BORDÓN

UN BRILLO SOBRE LA LEJANÍA


Soy una mujer que se encuentra
perdiendo su pasado,
borrada memoria de mí
con rosas en la piel
y carne de versos.

Caigo de mí misma.

Conjugo el verbo ser, el verbo amar
y vivo la vida total
como una guerrera,
fiera, callada, poderosa,
de canto errante
a cada lado del brillo, de la lejanía.

Sin nostalgia
sumo unos labios a otros labios
y la flor de la flor queda enlazada
cuando escapo en la llanura del aire
y vuelvo a quedar estrechada
alrededor de mí.

Cercana lejanía
cuando conjugo de nuevo el verbo ser
y siento que podemos tener mil silencios
paralelos
en un brillo inexplicable
sorprendiéndonos la boca.

Mónica López Bordón
*Cuadro: “Espejo de estaciones en la Alhambra”, de Andrés Rueda

sábado, 2 de octubre de 2010

TEMA DE ANTOLOGÍA - POEMAS DE AMOR

HUMBERTO IVÁN ANTULIO ESCOBAR SAYES

MAGIA PASIONAL


Tus señales de pasión no son simples ideas,
Siento una gran emoción que me motiva a seguirte observando,
(porque eres más hermosa cada día, y te sigo deseando).

Te presentas ante mí, sin excusas,
sin telas que cubran tu naturaleza,
así eres tú, hermosa, bella, deseada.

Privilegiado me siento yo,
por poder poseer tu más preciado tesoro,
(y entre caricias, poder besar cada centímetro de tu piel).

Y nos escondemos debajo de las sábanas,
desvistiéndonos, con furia,
tratando de acabar con todos los trapos que nos cubren.

Acariciamos nuestros cuerpos desnudos,
calientes, motivados por conocernos mutuamente,
provocando cosquillas y roces en la piel,
que activan nuestros sentidos pasionales,
buscando ser amantes y amados a la vez.

Los apasionados románticos somos,
y entre tanto calor, también se generan candentes resultados,
enamorados, y tiernos sonidos se escuchan,
que me emocionan más, al pensarte.

Cupido me ha flechado,
Venus, se ha manifestado;
El amor, y la pasión se unen,
armoniosamente, creando una melodía de amor.

Susurras que me adoras,
te respondo al oído: "Yo también";
El amor se visualiza en hechos inolvidables,
y nos amamos...

Nuestros cuerpos ahora son solo uno,
y luego de tanto movimiento pasional,
nos abrazamos desnudos,
generando ilusiones hermosas...

Despertamos abrazados, y muy sudados,
veo tus tiernos ojos,
besas mi pecho, y me dices que "me amas"...
Te doy un beso de amor,
y te respondo: "Yo también"
(Y mañana pensaré todo el día en ti)...

Autor: Humberto Iván A. Escobar Sayes

miércoles, 29 de septiembre de 2010

TEMA DE ANTOLOGÍA - POEMAS DE AMOR

JAIME LEÓN CUADRA (MONSIEUR JAMES)

CUANDO ME HABITA EL DESEO


Cuando me habita el deseo
Y la soledad se recoge profunda
Vuelve a mí el dolor que alumbra
Las quimeras del pasado.

Entonces en estoica desazón
Pesadumbre y congoja
No existe aún quien acoja
Las penas del cuerpo herido.

Comienza el oscuro desvarío
A quebrantar el presente incierto
Pero se alza un verso en el remanso
Que aunque duele te recuerda.

Me quito del cuello la cuerda
En un intento sobrehumano
Y con mi propia rabia y mis manos
Acabo con el deseo mientras escribo.

martes, 21 de septiembre de 2010

TEMA DE ANTOLOGÍA - POEMAS DE AMOR


MÓNICA LÓPEZ BORDÓN

EL BRILLO DE ALGUNAS HORAS COMPARTIDAS

Cuando me hablas

me quedo tan desnuda en mis venas

derribadas y cautivas en tu fuego

que le pongo acentos a la noche

silenciosa y sigilosa entre los lirios

de locas mujeres que aparecen,

en pequeños retazos,

cuando me hablas,

a orillas de mi vida,

entre el hechizo del mar

y el vértigo de alguna locura.

Me abandono a ese brillo

de algunas horas compartidas

que me dejaron tan despojada

en mi carne, conmigo,

tan en medio de una madrugada arrasada

donde hablaban los cuerpos y las leyes de la carne

tan violentas, tan palpitantes.

Latiendo en pulso

sigo mirando el resplandor,

esperando la Aurora con sosiego,

una palabra,

un brillo sobre la lejanía.


Mónica López Bordón

http://vivirparacontarlaconpoesia.blogspot.com

Cuadro: “Venus” de Pierre Henri Picou

domingo, 19 de septiembre de 2010

TEMA DE ANTOLOGÍA - POEMAS DE AMOR



URHANYA Ma GJ.

TEJADOS DEL ALMA


amarte es querer arrancarle a esta noche
las estrellas que atormenta mi morada
colocar sus pendientes de luz y sombra
en los tejados del alma
amanecer en las mareas de tus sabanas de almizcle
con el canto rojo del petirrojo
en el solfeo que gravita goteando notas de sándalo
ser molino que triture los almibares de tu boca
hasta fundirnos en lo exquisito del infinito
en el arrebato de arboles
que abrazan nuestra piel de ébano
esperando una gota de tus versos
que florecen con tu beso arcaico
ser la doncella que se columpia
en cada uno de tus sueños
ser tu princesa la que solo canta
con la alhaja de la luna
en el palacio de tus parpados
eres lluvia en mis ojos si no te tengo. si no te amo
si no te amo a donde irán volando mis brazos
en que calabozo se guardaran mis ojos
en que silencio se partiran mis labios
si no te amo cerrare mis ojos con candados
para seguir amandote desde la la otra orilla
que no te ha olvidado

TEMA DE ANTOLOGÍA - POEMAS DE AMOR



URHANYA MA G.J.

NUESTRAS BOCAS SE BESARON


Mojé tus labios preñados de lunas, cual rosal de un rosario
con los tintes de mi escritura
barbarie perfume tu angosta abertura
barcaza de grandes constelaciones,
con los humeantes tejidos que esculpen suspiros...
remolinos en el vaho esplendor de tus otras criaturas,
donde sueño contigo, de humedades
despojadas de esa otra abreviatura,
de esa cerradura donde sólo tú tienes la llave.

Eres esa caricia suave , llamarada en mí sangre
eres ese vino tortuoso que abre las celdas de mis venas
me llevas al templo alado de tus otros dioses,
¡magnánimo fluir de enredaderas!
haciendo faenas, robándole a la noche un soneto de estrellas
meciendo los columpios de una utopía en enjambre
pandero que sacude este esplendor vuelo de nuestro mágico brebaje.

Mestizaje donde reza la lengua del amor,..
moraré besándote
esgrimiendo con las mareas de tus otros minerales
mientras rimamos en nuestra linda pecera
te adoraré como un sol fundido
como un rey coronado con mis latidos
te besaré con todos los colores de nuestro ser infinito
estaré persignándome con cada beso
con cada beso plantaré una flor roja como mi pecho
llamándote amor con la crisálida espuma que canta en recital con vos.

De esos besos primitivos a orillas de esa lluvia fugitiva de tu marque nos vuelva fruta tierna o algarabía de Venus en su tierracampanarios recorriendo las calles del beso
en el cuarzo licor de tu versopor nuestros jardines llenos de valles
he de amarte tanto boca de mi almacomo un ruiseñor dando alimento ,
una mariposa dentro de un beso.Reme hacia los brazos de tu elixir,néctar del pecadoel mar rojo arrebato mi pecho colapsadocon su sudor ácido de su boca árida y dementedeje fluir la locura con su jugo dramático y fervientehasta que la geometría habitual de mis sentidoste llevase tan adentro que no escapara tanto amor del suelo de mi cuerpo y del cáliz donde fuiste y eres devoción.

Te amé tanto que fui fugitiva de tus minas de diamantes,en el desierto desnudo nos crecieron girasolesera el corazón ardiendo traspasando los muros del silenciofue tu boca o la mía no recuerdo ... solo sé que fue la mejor canción de amor que floreció volviéndose tormenta,germinando continentes.

TEMA DE ANTOLOGIA - POEMAS DE AMOR




URHANYA MA G.J.

AMOR INFINITO


Eres el dulce veneno que destila como ofrenda
en la vertiente anáfora del pronombre concedido
el amor mil veces ofrecido con su luna crecida
altar catarsis lenguas de fuego conjugando el otoño enrojecido
corteza frondosa, trigo de pieles que vuelve a la noche mestiza
doncella tuya soy en el caviar de tu boca
manjar que me eleva a cabalgar tornados
amanecer en los brazos de tu aurora
y catar otros sabores en las calles del destino
como buen vino que dibuja una sonrisa
sangre tatuada con el arpegio de tu velo en vuelo
embriagarse es querer abastecerse de todos los puntos cardinales
que me traen tus tantos espejismos .de lluvias de soles garabatos
colgarme de una rama,escaparme del espejo fundir tu rostro en mis manos
beberte en el reflejo de aquel acantilado oler al barro a roca de tu canto
donde amar es encontrarse con la muerte, esa muerte que cala mis huesos con tu nombre,
esa muerte que no tiene relojes y me hace acariciar tus alas junto al infinito

martes, 14 de septiembre de 2010

TEMA DE ANTOLOGÍA - CUENTOS DE BRASERO

DANIEL CAMPODÓNICO F.

LA ADIVINA


Aquel hombre, que venía caminando junto al cordón, pisando los adoquines de un barrio extraño… reconoció de inmediato a esa casona que se imponía en el medio de la cuadra; quedó petrificado observándola; era la casa abandonada donde jugaba de niño, su viejo barrio, y ni siquiera se había dado cuenta. Allí parado, giró lento trescientos sesenta grados mirando… el progreso había tomado cuenta del lugar, de su infancia ya sólo quedaba allí esa casona, inmortal.
El muro de dos metros y medio de alto, con su portón de doble hoja oxidado y entre abierto, daba paso a un jardín enmarañado y selvático; más atrás, profundo en el terreno se levantaba la construcción, enorme y gris. Tras sus ventanas esmeriladas le sorprendió ver una silueta, una silueta encorvada, una silueta que lo espía, una silueta… y chirria la reja por un gato que pasa corriendo y mueve el portón, salta trepa y queda parado, lamiendo su pata sobre un cartel de madera escrito a mano:
Se adivina la suerte

Sintió el frío del hierro cuando empujó el portón… que abrió fácilmente, el gato lo acompañó por el sendero hasta la casa, peldaños, polvo y telarañas en una puerta que ya estaba abierta… aplaudió:
-¡Buenas…!
El gato entró corriendo, atravesando el gran salón subió unas escaleras de madera apolillada y en el descanso, se quedó parado, mirándolo a los ojos
-Sube… –le dijo una voz firme- …te estaba esperando -y no parecía de anciana.
Su nariz le advierte de un aire húmedo, viejo y encerrado, pero la penumbra se aclara mientras sube por las escaleras. El segundo piso era bien distinto, olía a fragancia fresca, la brisa cálida entraba por un ventanal abierto al completo haciendo flotar las cortinas blancas, ligeras, casi tocando las espaldas de la joven que destacaba sentada tras una mesa caoba, toda labrada, y con  una extraña forma de luna menguante; en su mano izquierda, un mazo de cartas de gran tamaño y con su derecha, una a una las colocaba en procesión sobre la mesa… como si el hombre no estuviera frente a ella. El felino ágil, trepó a la media luna sobre una de sus puntas y esto quebró su trance:
-Tome asiento -le dijo señalando con su mano al frente de la mesa… y no había silla.
El hombre avanzó y quedó parado:
-Estos naipes me han hablado de usted, me han dicho que hoy vendría 
–¿Así…  qué curioso…  y qué más te dijeron?
La sibila dio vuelta seis cartas, acomodándolas sobre la mesa para formar con ellas, dos triángulos:
-Tuviste una buena infancia; puedo ver la casa donde vivías junto a tus padres… y a tu abuelo, y te veo a ti, jugando en el jardín a la pelota con el anciano, fue él quien te enseño el juego; tu padre trabajaba el día entero, pero siempre a su regreso te traía un obsequio: un chocolate… una golosina…, un día trajo consigo una camiseta de tu equipo favorito: ¿recuerdas ese día, recuerdas la camiseta autografiada?
El hombre, algo aturdido por la exactitud de los detalles, intentó responder con normalidad:
-Claro que me acuerdo, si todavía la tengo guardada en un cajón…  -Mintió.
-Sí… has tenido una buena infancia, hasta el final de tu adolescencia, cuando tu madre falleció. Los siguientes años fueron oscuros, la depresión  tomó cuenta de ti haciéndote caer en un espiral descendente… hasta que conoces a Estela, ella te sacó de allí; poco después la habéis desposado, y así nació tu primer hijo, una niña, le has puesto Adela por nombre según la gracia de tu madre, tiempo después, habéis comprado un perro para completar la familia.
El hombre aún de pie, observó con ternura al gato mientras recordaba su vida pasada, y trayendo imágenes que creía olvidadas, lo acarició de la cabeza a la cola, varias veces. El felino comenzó a ronronear.
La cartomántica, dio vuelta una séptima carta y la colocó en medio de los dos triángulos.
-Este naipe, ya no nos habla del pasado, nos ha de contar tu presente
     -Leélo no más, que ya me esta gustando
-Primero tome asiento, ya se lo he pedido antes –Y con su mano extendida señaló nuevamente, el hombre se dio vuelta para ver y casi se cae… tropezando con una silla que tenía a sus espaldas pegada a las pantorrillas. Luego de tomar asiento la adivina continuó:
-Tu hija y tu perro han crecido, tu relación con ellos ha cambiado, ya no los tratas igual, tampoco a tu mujer pero la peor parte, se la está llevando el perro
     -Que interesante che, ¿y podes contarme del futuro?   
     -El futuro no es de gracia, has de pagar por el
-Tomá doscientos pesos –y los dejó sobre la mesa junto al gato- pero contame algo bueno he
-Siete naipes para el pasado, siete naipes para el futuro; es todo lo que puedo hacer por ti
La sibila recogió las cartas de la mesa, barajo, y dispuso nuevamente seis de ellas, pero esta vez, cerrando un circulo preciso.
-Veo disputas, discusión y malos tratos. Tu mujer se apartará de ti, y se habrá de llevar a la niña con ella, pero no al perro. Desahuciado y enfurecido, te desquitarás del animal, finalmente, lo dejarás abandonado a su suerte, habrás de caer así en una depresión muy grande, similar a la de tu adolescencia, pero esta vez, habrás de enfermar gravemente… y morirás
     -¿Cómo que me voy a morir, cuando será eso?
     -Pronto… muy pronto
     -Me estas mintiendo, eso no puede ser verdad
-Tranquilo, no corráis prisa, aún queda la séptima, y última carta por tirar…
Así la joven dio vuelta la séptima carta, colocándola en el centro del círculo y aclaró:
-Es este el naipe de los cambios espirituales, las grandes transformaciones
-¿Entonces no moriré?
-Sí morirás, las cartas no se equivocan y tu muerte, ya ha sido echada, pero luego todo cambiará para ti
-Me iré al cielo… seguro
-No, eso no sería un cambio… sería el camino habitual, tú sufrirás una gran transformación
-¿transformación… cuál transformación?
-No quedan ya más naipes por tirar… pero tengo algo aquí, en este cajón, que nos lo puede decir… pero claro, todo tiene su precio -Dice la brujita mostrándole la palma de su mano extendida.
El hombre rasco sus bolsillos y le dio todo lo que tenía, hasta el reloj. En la mesa de luna, chirrió el cajón al ser abierto y surgieron de allí, una serie de pequeños pergaminos o más bien: trozos de pergaminos, con sus bordes desparejos, algo deshilachados y llenos de jeroglíficos incomprensibles; la pitonisa los colocó uno a uno en forma de abanico abierto sobre la mesa, y explicó:
-Estos papiros fueron hallados junto al Libro de los Muertos; tú escoge uno y sólo uno, pero escoge bien, porque las posibilidades son muchas… pero la transformación: es una sola
El hombre dudó pasando su mano sobre los papiros, para él todos iguales… y finalmente escogió. Lo tocó con su índice primero y esto hizo erizar al gato, que encorvó su lomo mostrando los dientes y lanzando zarpazos al aire; saltó de la mesa y huyó; el tipo lentamente le dio la vuelta, y se mostró la figura inconfundible, de un hombre con cabeza de perro.

                                                        DCF

jueves, 9 de septiembre de 2010

TEMA DE ANTOLOGÍA - CUENTOS DE BRASERO

PATRICIA HELENA VÉLEZ R.

EMBRUJO

El muchacho le pidió una foto con el argumento de que lucía como una muñeca y deseaba con intensidad tener una imagen suya. Eran conocidos, más no estrechos amigos; unos meses atrás los presentaron en casa de una prima, se habían visto cuatro veces y por primera vez hablaban a solas. A Flor le pareció un poco extraño que se atreviera a hacerle tal petición, así que caviló sobre ello entre tanto conversaban, e incluso pensó que él olvidaría el asunto, pero no fue así; antes de despedirse, Carlos Manuel reitero su solicitud con gran delicadeza, ante lo que se vio desarmada y le dijo que sí, segura de que ya no se acordaría en la próxima oportunidad que se encontraran.

Caminó de regreso a casa por el sendero montuno, jugueteando con las ramas de los árboles que encontró a su paso, recogiendo piedrecillas que luego lanzó a los charcos dejados por el reciente aguacero y arrancando flores con las que adornó su cabello. Demoró más, se empantanó los zapatos y enmugró las medias, pero necesitaba recrearse con la naturaleza y disfrutar el ensueño de saberse cortejada; hasta el momento no había tenido novio y esa posibilidad, más que halagarla, la puso en alocada sintonía. Al llegar fue al cuarto, directo a sacar de bajo la cama el cofre de hojalata donde guardaba recuerdos, tarjetas y algunas fotografías sueltas, entre las que se hallaban las últimas que se tomó en la mejor fotográfica de la población y que su madre, al verlas tan hermosas, copió e hizo retocar.

Regó la baraja de imágenes como un abanico sobre la cama y se sentó al borde, en el piso, para observarlas una a una y decidir cuál le daría a Carlos Manuel. Al poco tiempo su hermana, con quien compartía la habitación, fue a hacerle compañía y se unió a la tarea de mirar y seleccionar, en cuanto se enteró de los motivos que tenían a Flor en aquella actividad, a la que le siguió, mirarse de cuerpo entero, hacer caras sensuales y agrandar el escote de la blusa, frente al espejo redondo del enorme tocador antiguo de madera oscura, que hacía juego con las camas y decoraba la habitación, donde terminaron ambas realzando la belleza de sus rostros, maquillándose la una a la otra.
María Isabel, quien como su madre, creía ciegamente en las virtudes y maleficios de las pitonisas que abundaban en las veredas, en medio de la diversión, le advirtió a su hermana que debía hacer rezar el retrato antes de dárselo a su amigo, para que no fueran a usarlo con el ánimo de hacerle algún hechizo o sembrarle un amarre postizo, por cuanto según el decir de las abuelas: -Las brujas no existen, pero que las hay, las hay-. La animó entonces a que fueran donde una vieja que ella conocía para que le hiciese un amuleto; era mejor prevenir que lamentar, así que suspendieron el salón de belleza en que andaban y volviendo al asunto de la escogencia, decidieron darle una reciente, de las que mamá se enamoró, en la cual Flor aparecía de medio torso, con el pelo suelto, sus ojos verdes deslumbrantes mirando al infinito y mostrando un leve perfil que destacaba sus delicadas y atractivas facciones.

Al día siguiente María Isabel contactó con la hechicera y en la tarde, al salir de la escuela las dos hermanas emprendieron el camino hasta donde la señora, quien al cabo de un rato, ya estaba mirando el retrato, haciendo sahumerios, ritos y rezos y arreglando pócimas y polvorines, que metió en un cojincillo de tela roja y selló con aguja y dedal en mano, antes de advertirle a Flor que debía cargarlo siempre consigo, pues si bien la imagen ya estaba protegida, los arreglos le mantendrían el aura cerrada para todo maleficio y toda cosa o persona negativa que fuese contrae ella o pretendiese hacerle algún trabajo a fin de perjudicarla o manipularla. Flor guardó la foto en la billetera y colgó el contra con un gancho en las juntas del corpiño. La rezandera agregó, que si llegaban a intentar algo a través de la estampa, ella lo sabría porque le tomaría un odio profundo a quien tuviese la osadía.

Dos semanas más tarde, Carlos Manuel fue a buscarla a la salida de la escuela para invitarla a comer un helado y después de la larga charla que tuvieron en la heladería; por la carretera de caminada hacia la casa, le preguntó si ya le tenía la foto. Flor se lo gozó dándole caramelo y haciéndole creer que sería en otra ocasión, pero cuando estaban por llegar, hizo que cerrara los ojos mientras buscaba en el bolso, escondió sus manos tras la espalda y pidió escogiera una; si daba con la que era, el papel fotográfico sería suyo. Rieron unos minutos con la charada, durante los cuales Flor trampeaba cada vez el anhelado premio, hasta que por fin se lo entregó. La felicidad del enamorado, quien se dejó ir y le estampó un beso en la mejilla, se reflejó en su rostro, sus ojos se agrandaron, la sonrisa nacarada resaltó esplendorosa y en todo su cuerpo se balacearon las emociones con la ingenua expresividad de un niño.

Los muchachos siguieron viéndose por un tiempo, y Carlos Manuel reprodujo el retrato en una hermosa pintura que le regaló más adelante a Flor, sin atreverse a manifestarle sus deseos de que fueran algo más que amigos; no había afán y deseaba que antes lo amara; pero mientras tanto le resultó otro pretendiente a ella, más maduro y con quien estableció una relación formal, aprobada por sus padres, ya que era un buen partido para casarse y aunque era muy niña, en el pueblo no era raro que las jovencitas de diez y seis o diez y siete años, se casaran con hombres de veinticinco o treinta. Por lo tanto dejó de verse con el chico, a quien siempre vio como un amigo, en especial porque era casi de su misma edad y lo que tenía en mente era ennoviarse con posibilidades de arreglar una boda. El joven entró en un estado de desesperación tal, que su abuela lo notó y se propuso averiguar qué sucedía a su consentido. Una vez lo supo, como su mejor amiga y consejera, lo llevó donde una vieja comadre que sabía de brebajes y conjuros de amor, contando con la foto que tenía, con el fin de centrar la atención de los sentimientos de Flor en su acongojado nieto.

A las pocas semanas, Carlos comenzó a notar que le pasaban acontecimientos sorpresivos muy raros y negativos. Se le perdían cosas de modo extraño, las chicas se burlaban de él en público, Flor no lo saludaba y una racha de mala suerte lo acompañaba a todas partes donde llegaba o por doquier iba, al punto en que ya inquieto y asustado le comentó los hechos a la abuela, quien lo acompañó de nuevo donde la conjuradora, quien les informó al enterarse de lo ocurrido, que la imagen estaba rezada y además la chiquilla tenía un contra. La única solución era hacerle un exorcismo a las atribulaciones generadas. Además de lo que ella haría, Carlos debía encender una veladora permanente en casa, lavar la fotografía con agua fresca, secarla al sol, quemarla en un campo abierto y echar al viento las cenizas, de manera que éste se las llevara a sus espaldas, lo cual no evitaría que la muchacha, quien ya estaba enterada de que trató de amarrarla por la fuerza manipuladora de un embrujo amoroso, lo odiara de muerte para siempre.

martes, 7 de septiembre de 2010

TEMA DE ANTOLOGÍA - A DEFINIR

VÍCTOR ROCCO

ILUSIÓN


Que el rocío de la mañana no te encuentre
Con la piel arropada,
Ni tu voz este ausente de mis tardes tristes,
Provocaré en tus ojos un eclipse
En el minuto que seamos
Versos libres para poetas.

Pide a Dios que mis manos no te falten
Y que sea mi torso un cometa
Que desabroche en tu espalda,
¡Mi niña de sueños alados!
Acalla con tu abrazo las lagrimas
Que destila el ocaso,
La tarde está naciendo
Y mis dedos quieren ser espigas
En tus manos libres,
Que mi pan sean tus labios
En la mesa y mi boca mantequilla
Tibia que corra por tu cuello.

No dejaremos migajas
Que desvirgue al mantel,
Seremos precavidos en lo puntual,
Impuro no será tu sostén
Descansando en la silla
Ni grotescas las palabras
Que giren en el piso,
Haremos vida de la vida,
Como espuma alba gimiendo en el mar,
Carrusel en sueños de seda
Que una mañana nos despertó
Con la piel anclada En un beso tuyo…


Osorno –Chile

lunes, 6 de septiembre de 2010

TEMA DE ANTOLOGÍA - EN DEFENSA DEL MEDIO AMBIENTE

JUAN FRAN NÚÑEZ PARREÑO

ACCIÓN - REACCIÓN


No habrá ningún pez en los mares,
no se verán flores sobre las tierras,
no blanquearán nieves en las sierras,
no se estará cómodo en los hogares.
Habrá desiertos muertos a millares,
habrá muchas más y mayores guerras,
nuestra existencia serán vidas perras,
así será por todos los lugares.
Éstas serán algunas reacciones
de las muchas que habrá por las acciones
que entre los in-humanos cometemos,
y que contra el planeta arremetemos,
ya lo estamos viendo en nuestro presente,
pero no tenemos frente ni mente.

viernes, 3 de septiembre de 2010

TEMA DE ANTOLOGÍA - A DEFINIR

De Poetas de Hoy


Y volví el rostro y vi todas las injusticias que hay bajo la capa del cielo, y he aquí que había lágrimas en los que padecían injusticia sin que nadie los consolara, y los que cometían la injusticia eran demasiado poderosos. Y alabé a los muertos, porque habían muerto ya.
Alfred Döblin, Berlín Alexanderplatz

FANNY JEM WONG

AFILANDO EL HACHA


I
Es el cuerpo
el que hoy domina,
el que acapara la vida
y la aplasta.
Repugnantes sensaciones,
cansancio,
agotamiento,
enfermedad.
¿Quién demonios lo sabe?
Adolorido desde sus bases
hasta su desolada cabeza,
en donde las ideas se achatan,
enmudecen, no cantan.
Tras las rocas
se desliza la niña rota
como negra arena
hacia el abismo.

II
Corazón enfermo
yaces sobre fuego
en la cumbre del dolor disperso,
tras los muros de tu casa
en donde escucho tu llanto
florecer al viento
entre circunferencias celestes
y rayones sicodélicos.

III
Dolor, bendito dolor
Cuanto te he invocado
Cuanto te he querido
reafirmación constante
de mi existencia,
diste vida a las palabras,
estimulaste mi voz,
te alzaste entre descomunales gritos,
otorgándole sentido al lenguaje
de mi linfa descompuesta,
de mis arterias obstruidas,
de mis tejados ruinosos,
de mis negros laberintos,
de mis espejos rotos.

IV
¿Dónde está la verdadera muerte?
Esa no existe…no existe…no existe
Siempre escucharé su voz, siempre.
No olvidé amigo mío afilar el hacha,
simplemente me cansé de hacerlo…
Una y otra vez….Una y otra vez….
Perdida, agazapada entre silencios.

V
La loba está pariendo versos
rojos, negros, blancos, verdes….
El dolor preparó el terreno,
regocíjate en tu sufrimiento
aúlla fuerte loba salvaje,
grito sagrado de la naturaleza.
Álzate como una reina,
bebe de la fuente
y desde el centro mismo
de un enorme círculo concéntrico
unos tras otro, pare a tus hijos
hasta desgarrar de tu matriz
las purpuras enredaderas.

VI
El tiempo y la muerte gritaron de salida
a nosotros , a los niños muertos.
De sus pestes y su ira solo despojos
Las bestias permanecerán por siempre
enredadas entre sus viseras.
Ciegas, cubiertas hasta la saciedad de veneno
de esputo, de la mierda con la que nos cubrieron
La vida ha restituido al silencio su hechizante canto
aquel que endureció nuestros pechos,
aquel que arrugo nuestras carnes,
aquel que desvío nuestras veredas
pero que jamás pudo secar nuestras fuentes
otorgándonos un rostro más humano .


VII
Hasta el último instante
de mi pequeña existencia
seguiré repitiéndote
lo mucho que te amo
y si permitieras
que una sola sombra de duda
atravesara tu mente
querrá decir que nunca
pudiste verme….

FANNY JEM WONG
LIMA PERÚ
03-09-2010

sábado, 28 de agosto de 2010

TEMA DE ANTOLOGÍA - A DEFINIR



JOSÉ JOEL RÍOS

COMPOSICIÓN ETÉREA
(o mortandad de perros)

La nostalgia es para mí,
un hilo que se rompe
en el extremo más fuerte.

Es como una ola:
La cresta curvilínea, su ondulada petulancia
se levanta, se enrolla... y se estrella.
El consuelo final: Espuma.

Es el concepto de una uva escogida
ovulando cosechas en: Sauvignon, en Chardonnay o Merlot.
Final: El cáliz, el sacerdote y el trago.

Es la herida consagrada,
con la ponzoña del amor y el apego.
Es esa abertura que deja en el alma
en proporción ilimitada por donde se escapan:
La pasión, la ira y la impotencia.

Es el campanario sin péndulo
donde repica una nota exquisita de dolor.
Es el rocío etéreo disfrazado de lágrima
que cae sin festejos, por madrugadas lánguidas y heridas.
-Que cae porque es tiempo de recordar-

Es tiempo de amilanarse al espectro furtivo del amor.
Al índice de la soga y del epitafio,
al extremo del sepelio; la oda de los cuchillos, la navajas
y de las balas.
Es tiempo de romper en mil pedazos el corazón y los poemas,
las fotografías del matrimonio, lo cursi del sollozo.
El epílogo de la historia.
Y consagrarlo en un suicidio.

-Es la sangre de hombría que se coagula por ventrículos de desamor-
*(O es la ineficacia afectiva del perro. - Por eso solo tendrá concubinas?-)*

La nostalgia para mi tiene dos componentes:
la cicuta y la vasija.
Más no se bebe por nostalgia, si no porque la nostalgia nos hace líquido y trizas.
-Y como algunos tenemos instintos caníbales.
" Nos mordemos el alma y nos bebemos el llanto"-

*Benditos los irracionales que no tienen alma,
si no... hubiese un diluvio perémne de nostalgias y una mortandad de perros.*
La nostalgia es para mí:
Un hilo que se rompe en el extremo más fuerte...

Milwaukee, Wisconsin.

jueves, 26 de agosto de 2010

TEMA DE ANTOLOGÍAS -EN FAVOR DE LA PAZ

GLORIA DÁVILA ESPINOZA

SOMBRA CAMINANTE POR ETERNO


A un poeta que se fue con el río,
Javier Heraud

Avanza la noche
callan las piedras a su paso
agazapada va
es cómplice el viento
es mudo el polvo
es cemento desde esta noche...
…y es la más negra de las noches
y es que se va con el río
se llevan la piedra
y hasta dicen que
ha perdido ya su nombre
tras la mirada oculta
de una niña en silencio
van eclipsando sonrisas en su afán
no es más luz, ella dejó de existir.


El ronquido de la noche
es gruesa gota de rocío
un tambor a lo lejos
anuncia su muerte
y entre fieras
han plagiado su estertor
el búho no sabe más de cantos
sus últimos y jóvenes graznidos
fueron de las tinieblas su tapiz.

Amhí va por vez nona
estertor tras estertor al olvido
mientras su esencia tamboril extraño
no hay piedra o camino que
no haya desandado
y hasta es inútil el pedido
de su aorta que lanza su quejido
que no tiene eco ni sonido
hoy sólo ha pedido un murase* al cieno.

© GLORIA DÁVILA ESPINOZA

* Cerbatana


TEMA DE ANTOLOGÍAS- EN FAVOR DE LA PAZ

GLORIA DÁVILA ESPINOZA

LOS 12 CAPÍTULOS DEL HOMBRE AZUL

I


hombres de azul
rondando moscas
emergiendo en pájaros de barro
mientras observas el tiempo perdido de Lutero
creces en teorías euclidianas para ser negros asbestos
para ser sombras de un respiro agorero
o un desierto en viernes conjurados
de mirarte te miro y
sin embargo sigues siendo niebla
utopía en pésames de esquirlas.

II

azul hombre de águilas
fluyes en paraísos soñados
detrás de carrozas de papel
descalzado de alegrías
como rosa prendida en una espina
para dar besos en bocas sin alientos
y en el ultimo recodo
para ser remiendo de molinos polvorientos
de rotos espejos
queriendo ser mi patria de ausencias
pero no hay nada más que
una mano en señal de adiós
accidente de sonrisas al viento huracanado
creciendo en la higuera.

III

hombres sin color
sin sueños
sin caminos
ay hombres, hombres…
que suben al monte para ver su pasado
y…a ver
si alcanzas a amarrarte los pasadores
de tus pies descalzos.

IV

y vendrás
a tomar de tu pan
a comer de su alforja
escarbando la tierra
el fuego y la piedra fría
y vendrás rompiendo llantos
abriendo universos
apagando vacíos
rompiendo ventanas
en un trato
cuyo pacto será
fortunas de almas diezmadas
en donde no quepa más razones
que un caño abierto
para mi sueño herido hasta el morir anestésico

V

y vendrás hombre de azul
lazando a un camello
borrando las huellas
soplando el viento
para que no corra más todavía
y entre escaleras
rondando moscas
emergerás en pájaros de barros en carteles
mientras observas el tiempo perdido de Zaratustra
creciendo en teorías darwinianas
para ser razones utópicas en ciernes
para ser sombras de un respiro agorero
o su desierto en viernes conjurados.

VI

de mirarte te miro y
sin embargo sigues siendo fantasma
utopía en pésames de escafandras
azul hombre de serpientes
fluyes en limbos anacoretas
detrás de almas en el purgatorio
calzado de llantos
clavel herido por tu mano
cascabeles e hipopótamos dormidos
nombrando sus lenguas ignotas.

VII

dormirás enredado a ti
intentando mimetizarte en tu pasado
deshojando miradas
para hallar en cada pétalo de tu iris
caminos zurcidos a cataratas
así no entiendas que las penas
se zurcen de lado a lado
y encallando siluetas
al amanecer en tu última estación
tu planeta germinara para ser genealogías
diluyendo tu luz en existencias aliñadas
y bifurcando su redondez serás recta otra vez.

VIII

otra vez, desembarcando sospechas
y en desusados bordes
maniatados tus pensamientos
postergarás tu moneda
agitando recuerdos
ay, hombre de azul
que amarillo color tienen tus pasos
y
atezado de vaivenes
irás tras la caza de caminos como el eco
abriendo un libro prohibido en el desierto
soplando tu dinastía
porque eres piedra de hogueras
sólo allí lamerás hasta la sombra
para que no quede nada de ti en el sendero
y bordando tu talle
signaras a mi tierra tus frutos.


IX

y mi fruto
gritará sus días
esperanzado de ayeres
sin sentir su pesada cruz en manos
sin oír sus ecos en voz
tus bosques en argamasa
surtirán el sueño de pieles
de leyes y misterios
mucho que hacer
pastar peces
cazar alondras
porque de ti
no aprenderé sino el
brillo en mis labios
surcando en tu gesto
y aprendiendo tu azul sueño
velaré tu piel en esta existencia
para ser 21 gramos otra vez.

X

otra vez volarás
para traerme en tu llano
en tu desierto
en tu cumbre
arrancando la leña
ovillando mi cabellera
en señal de un vuelo
que a mi diestra ha posesionado sus ojos
y para que no sufras más todavía
fumaré un cigarro
para ser garabato en un cometín
surcando el horizonte
para no perderme
en tu capa de piel
perfume de tu sexo.

XI

hombre, sumado a tu eslabón irás
disculpando momentos y destinos
en alegrías repletas de bosques y misterios
de irisadas bandadas de palomas
dominados por el arañazo de tus ojos
surtiendo destinos a granel
porque te has hecho desiertos
por eso miraré a través de tus venas
para hallar el cincel de mis olvidos
a tu piel detenida en tu amanecer
que espera su sentencia última.

XII

última sentencia de amar su redondez
en sus iris abarrotados de espumas
urdimbres de promesas
himnos de Agamenón
vetustos caminos de caballos
cascos y crines
y en ésta que es la hora última de tus desvelos y vestiduras
no más habrán sonrisas que estrenar
ni encajen en tu plumaje y cabellera de musgos
sólo estará la espada a la diestra
cubierta de negras mariposas
enredadas a tu olvido sánscrito para darte
tu último adiós en réquiem
cantando con Penélopes y Aquiles.

© Gloria Dávila Espinoza